Ojo seco

22 Mayo 2020

Para hacer su función adecuadamente el ojo necesita estar lubricado. La función de la lágrima es hidratar y proteger el ojo de las agresiones externas. Las glándulas lagrimales son las encargadas de fabricar estas lágrimas. Están situadas encima del globo ocular, en la zona distal del párpado superior. La lágrima baja al ojo y se recoge en la zona medial, al lado de la nariz. La carúncula es la zona de color rosado del ojo, que vendría a ser el "desagüe" de las lágrimas.

Hay diversos factores que pueden hacer disminuir la producción de lágrima. Algunas enfermedades como el síndrome de Sjögren hacen que no se fabrique la cantidad o calidad de lágrima con la consecuente sequedad ocular. El envejecimiento es otro factor que favorece la sequedad ocular, con los años las glándulas lagrimales pierden la capacidad de secretar lágrima suficiente. El ojo seco es un síndrome muy habitual hoy en día.

Las actividades que disminuyen el parpadeo favorecen la sequedad ocular. Estar mucho rato mirando una pantalla de ordenador, móvil o viendo la TV o fijar la mirada durante largos periodos de tiempo son factores desencadenantes.

El uso de aire acondicionado puede producir una mayor evaporación de la lágrima y producir molestias y síntomas de sequedad ocular. El ambiente cargado de humo también empeora el ojo seco. Una dieta pobre en omega 3 es otro factor que favorece el ojo seco.

Llevar lentes de contacto es una situación que predispone a tener el ojo seco porque altera la distribución de la lágrima. De igual modo, la cirugía LASIK tan usada hoy en día para corregir la miopía puede producir este problema.

Algunos medicamentos antidepresivos, antihistamínicos,antiparkinsonianos, neurolépticos, descongestionantes nasales, antitusígenos tienen como efecto secundario la aparición de sequedad ocular. 

 A mucha gente le parece una contradicción hablar de ojo seco cuando se pasan el dia con los ojos empapados pero tiene su lógica. La reacción del organismo al detectar sequedad ocular es mandar la orden de fabricar más lágrima. Esto se traduce en ojos llorosos en ciertas fases del día. Si no se detecta a tiempo al final se cronifica la sequedad ocular por agotamiento de las glándulas lagrimales.

Llega un momento en que ya no se producen estas fases de ojos llorosos, siempre hay sequedad que se acompaña de picor, escozor y sensación de arenilla.

El tratamiento de la sequedad ocular es sintomático y consiste en instilar lágrimas artificiales en el ojo. Aportamos desde fuera lo que el cuerpo ya no es capaz de producir por sí mismo.

Existen multitud de tipos de lágrimas artificiales en la farmacia. Las podemos clasificar en frascos multidosis que suelen llevar conservantes y envases unidosis sin conservantes. Los portadores de lentes de contacto deben evitar las que lleven el conservante cloruro de benzalconio porque puede teñir la lente y tiene una ligera toxicidad. Se recomienda evitar los conservantes en caso de necesidad de aplicación 4 o más veces al día, obstrucción del drenaje lagrimal o en queratoconjuntivitis.


En casos leves o intermitentes pueden utilizarse a criterio del paciente y pueden tener conservantes. Pero en casos crónicos se aconseja una presentación sin conservantes. Hay que esperar 3-4 días para notar el efecto terapéutico positivo y disminución de la sintomatología. En la mayoría de los casos no va a conseguir la curación ni la desaparición absoluta de los síntomas para siempre. Es importante que el paciente sea consciente de ello y que sus expectativas sobre el tratamiento se ajusten a la realidad.

Hasta hace un tiempo la Seguridad Social financiaba estos medicamentos pero actualmente ya no es así. Solamente en el caso del síndrome de Sjögren se hace cargo del coste del tratamiento.

El consejo más básico e importante es lavarse bien las manos con agua y jabón antes de aplicar lágrimas artificiales o cualquier colirio. Si el paciente es usuario de lentes de contacto cuando se aplique las lágrimas deberá esperar entre 15 y 30 minutos antes de volver a colocarse las lentillas. 

En el caso de usar frascos multidosis es conveniente apuntar la fecha de caducidad en el envase una vez lo abramos. Suele ser de 1 mes, aunque algunas presentaciones permiten más tiempo. Consultar el prospecto.


Una vez instilada la lágrima es conveniente presionar ligeramente con el dedo en el punto naso lagrimal que es el "desagüe" de la lágrima, así conseguiremos mayor permanencia de la lágrima. Esto lo podemos hacer un par de minutos con los ojos cerrados. Si debemos aplicar algún otro colirio es conveniente esperar 5 o 10 minutos entre cada uno.

Si tenéis cualquier duda nos podéis hacer vuestras consultas. También a través de la web www.farmacialluis.com


Salud-os!!